Kennison’s GMax testing results reflect good maintenance

The Hermiston School District had Kennison Field’s synthetic turf GMax tested as part of the regular summer maintenance projects. Kennison Field saw a GMax high score of 125 in the 35-yard line, 5’ outside of hashes and a low score of 103 in the 12-yard line, 63’ from center despite the number of teams and the number of hours the facility is used. Other test points had the following averages: goal line, center of field had a score of 109; center field a score of 116; 50-yard line, 8’ out of bounds had a score of 110; 6’ from goal line, center field had a score of 115.

 

The GMax score for Kennison Field reflects good maintenance has been done since its installation. All GMax tests must be below 165, a new field is usually at 135. Hellas Construction sees field scores range from 95-110 for a brand-new field.

 

The turf is composed of synthetic grass supported by thousands of pounds of pulverized rubber. The pieces of rubber known as crumb rubber or in-fill plays an important role in the safety of the turf.

 

The field is tested in 10 designated test points to measure shock attenuation. The testing involves a 20-pound missile that is dropped 24 inches into the ground to test the in-fill depth and turf temperature. The test measures how fast the missile comes to a stop on impact. Overall, the test results help determine if there are any areas of concern and if maintenance, repair or replacement is required.

 

A harder surface increases the risk of concussion or injuries as a player hits the turf, and too much in-fill softens the surface and requires more physical effort from athletes which may cause strain on joints and muscles as well as poor player performance.

 

“The scores are indicative of the work done by our grounds crew,” said Facilities Supervisor, Martie McQuain. “Monthly sweeps of the field have proven to be a diligent method to keep the field in good condition. Our coaching staff, community members and visiting teams have also helped maintain our field in good condition by keeping food, and drinks (except for water) off the field.”

 

A pull magnet was also used to remove a handful of items from the turf such as bobby and safety pins, track spikes to name a few. The synthetic turf is also thoroughly sanitized on a yearly basis to help keep harmful bacteria away.

 

Español:

Los resultados de la evaluación GMax hecho a Kennison Field refleja buen mantenimiento

 

El Distrito Escolar de Hermiston evaluó el pasto sintético de Kennison Field por medio del examen GMax, como parte de los proyectos regulares de mantenimiento. Kennison Field obtuvo un puntaje GMax alto de 125 en la línea de la yarda 35, 5 pulgadas fuera de los marcadores de campo y un bajo puntaje de 103 en la línea de yarda 12 a 63 pulgadas del centro a pesar de la cantidad de equipos y la cantidad de horas que el campo es usado. Otros puntos que se evaluaron tuvieron los siguientes puntajes:  línea de gol, en el centro del campo tuvo un puntaje de 109; medio campo tuvo un puntaje de 116; la línea de medio campo a 8 pulgadas de la línea en el área fuera del terreno de juego tuvo un puntaje de 110; 6 pulgadas de la línea de gol, en centro del campo tuvo un puntaje de 115.  

 

El puntaje GMax de Kennison Field refleja que se le ha dado buen mantenimiento desde que fue instalado. Todas las evaluaciones GMax deben mantenerse abajo de 165, un campo nuevo usualmente está a 135. Hellas Construction ha visto que algunos puntajes pueden variar entre 95-110 para un campo nuevo.

 

El pasto está compuesto por pasto sintético respaldado con miles de libras de goma pulverizada. Los pedazos de goma conocidos como polvo de neumáticos/llantas o relleno desempeña un papel importante en la seguridad del pasto.

 

El campo es evaluado en 10 puntos de contacto designados para medir la absorción de impacto.  La evaluación involucra un misil de 20 libras que se deja caer 24 pulgadas dentro del suelo para evaluar la profundidad del relleno y la temperatura del pasto artificial. La evaluación mide que tan rápido el misil se detiene en el impacto. Por lo general, los resultados de la evaluación ayudan a determinar si existen áreas de preocupación y si se requiere mantenimiento, reparación o reemplazo.  

 

Una superficie dura aumenta el riesgo de la conmoción cerebral o que el jugador se lastime cuando caiga al pasto artificial, y si el relleno es mucho esto suaviza la superficie y requiere más esfuerzo físico de los atletas, lo cual puede causar tensión en las articulaciones y músculos, así como también un rendimiento pobre del jugador.  

 

“Los puntajes son indicativos del trabajo hecho por el equipo que se encarga del mantenimiento del campo,” comentó el Supervisor de Planteles, Martie McQuain. “Las barridas que hacemos mensualmente han probado ser un método diligente para mantener el campo en buenas condiciones. El personal de entrenadores, los miembros de la comunidad, y los equipos que nos han visitado han ayudado a mantener el campo en buenas condiciones al mantener comida, y bebidas (excepto agua) fuera del campo.”

 

También usaron un imán para remover una poca cantidad de artículos del pasto sintético tales como prendedores, seguros, clavos de los zapatos de los atletas solo para nombrar algunos.  El pasto sintético también es desinfectado completamente anualmente para evitar bacterias perjudiciales.